Translate

Datos personales

Mi foto
Antecedente - Instructor en el área Educación del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Hoy instructor en el ámbito privado. Email - juancarlos_eagle@yahoo.com.ar - juancarloseagle@gmail.com - www.facebook.com/carpinteroencasa

viernes, 5 de agosto de 2011

BANCO DE CARPINTERO







Antes de seguir con lo que viene. Quisiera que vean y conozcan otra herramienta mas del taller, en el trabajaremos con todos nuestros proyectos. El banco de carpintero.
Reitero que podemos utilizar una mesa convencional si es que no contamos con el banco, donde nos ayudaremos para sujetar con algunas prensas.

Volviendo al banco, vemos en la imagen que posee dos morsas, la mas grande denominada lateral y la pequeña de cabeza, ubicada en el extremo de la tapa.

En la morsa lateral debemos utilizar para la sujeción de una pieza pequeña, un suplemento en la parte inferior con el mismo espesor que la que vamos a trabajar. Eso es para que sea pareja la presión, y no se mueva. En el caso de una placa, puerta, etc, no hace falta colocar suplemento, ya que la morsa se acomoda en toda la extensión que sujeta.







La otra morsa puede sujetar pequeñas piezas, no hace falta que coloquemos suplemento alguno. Acompañada con las perforaciones que están en la tapa, donde colocaremos las estacas (corchetes) de metal, podemos sujetar varios tipos de piezas en forma plana. Va un corchete en la morsa y otro en la tapa,  los elevamos, y al abrir y cerrar la morsa  la punta de éstos enganchan y sujetan la pieza.






En la tapa contamos también con una fosa donde se colocan las herramientas, tornillos o cualquier otro accesorio que vamos utilizando mientras trabajamos. Esto hace que no rueden, se deslicen y caigan al piso, evitando mas cansancio y pérdida de tiempo.

Como consejo útil, es conveniente colocar goma en la punta de las patas, para que no vibre el piso cuando golpeamos sobre el banco, esto ayuda a que también no se deslice, ya que le brinda mas agarre.
Además podemos agregarle peso en la parte inferior, con piedras, un yunque, o cualquier cosa que pese mucho, para ayudar a que no se mueva mientras ejercemos alguna fuerza sobre él,  serruchando, por ejemplo.
Podemos colocar el banco en el centro del taller, lo que hará que podamos caminar en torno a él para poder ver y trabajar en nuestro proyecto, por todos sus ángulos.

Recubriremos con cera en pasta o aceite de lino toda la superficie del banco, tapa,  patas y travesaños, etc, en todas sus caras. Esto hará que cuando trabajemos con adhesivos estos no se adhieran a la madera.

Finalmente quiero aconsejarles que pongan en la tapa alguna placa de 5 mm, principalmente donde vamos a golpear o cortar, lo que ayudará a preservarlo de roturas y machucones.



Un abrazo grande, nos vemos en la próxima.